Año nuevo y vida nueva, pero mejor siguiendo los consejos y reflexiones de un premio nobel de medicina.

El limón congelado habrá que probarlo… ( NO PIERDA LA CÁSCARA DEL LIMÓN)

Muchos profesionales en restaurantes y cafeterías lo están utilizando, consumen el limón entero y nada se desperdicia.


¿Cómo se puede usar el limón entero sin desperdicio?
Sencillo.. colocar el limón en el congelador de su refrigerador. Una vez que el limón se congela, usar un rallador, y rallar todo el limón (sin necesidad de pelarlo) y espolvorear sobre sus alimentos.
Espolvorear en su whisky, vino, ensalada de verduras, helados, sopas, fideos, salsa de espagueti, arroz, sushi, platos de pescado. Todos los alimentos tendrán un sabor maravilloso, algo que usted pudo nunca haber probado antes.

Lo más probable es que sólo piense en el jugo de limón como vitamina C. Ya no es así. Ahora que ha aprendido este secreto de limón, el limón se puede utilizar incluso en los fideos instantáneos o en una taza de sopa.


¿Cuál es la gran ventaja de usar el limón entero, además de disminuir la cantidad de residuos y la adición de nuevos sabores a sus platos?

Bueno, verá, la cáscara de limón contiene vitaminas tanto como 5 a 10 veces más que el jugo de limón en sí. Y sí, eso es lo que hemos estado perdiendo. Pero a partir de ahora, siguiendo este sencillo procedimiento de congelar el limón entero, para rallarlo sobre sus platos, se pueden consumir todos los nutrientes y comer aún más saludable.


También es bueno advertir que la cáscara de limón es rejuvenecedora de la salud, por la erradicación de elementos tóxicos del cuerpo.

Así que coloque limón en el congelador, a continuación, rallelo en sus comidas y bebidas todos los días. Se trata de una clave para hacer sus comidas más sabrosas y llegar a vivir más sanos y más años.

!Ese es el secreto de limón!¡Más vale tarde que nunca!

El secreto está en poder soltar el vaso

Una psicóloga en una sesión grupal levantó un vaso de agua, todo el mundo esperaba la pregunta: ¿Está medio lleno o medio vacío? Sin embargo, ella preguntó:

– ¿Cuánto pesa este vaso?
Las respuestas variaron entre 200 y 250 gramos.
Pero la psicóloga respondió: “El peso absoluto no es importante, depende de cuánto tiempo lo sostengo. Si lo sostengo 1 minuto, no es problema, si lo sostengo una hora, me dolerá el brazo, si lo sostengo 1 día, mi brazo se entumecerá y paralizará. El peso del vaso no cambia, pero cuanto más tiempo lo sujeto, más pesado, más difícil de soportar se vuelve.”
Y continuó: “Las preocupaciones son como el vaso de agua. Si piensas en ellos un rato, no pasa nada. Si piensas un poco más empiezan a doler y si piensas en ellas todo el día, acabas sintiéndote paralizado, incapaz de hacer nada.”
¡Acuérdate de soltar el vaso!
A %d blogueros les gusta esto: