El teléfono y la niña (chiste)

La niña responde el teléfono:
– ¿Ayoo? Shi ?
– Hola mi pequeña habla papá, ¿está mamá
cerca del teléfono?
– No amá tá adiba en la cama co tío Dobeto.
Tras una pequeña pausa, el papá dice:
– Pero mi amor si tu no tienes ningún tío que
se llame Roberto.
– Ti teno, etá a cama co mamá, me dijo no
molete po un datito…!!!
– HUMMMM, bien entonces quiero que hagas
esto que te digo “Dejá el teléfono en la mesa,
sube corriendo a la habitación de mamá,
golpea la puerta y le gritas que el coche de
papá está entrando en el garaje de la casa”
Lee el resto de esta entrada »
Anuncios

El cuento de “El saco de carbón”, bonita moraleja

“Un día, Jaimito entró a su casa dando patadas en el suelo y gritando muy molesto. Su padre lo llamó y Jaimito lo siguió, diciendo en forma irritada:

– Papá, ¡Te juro que tengo mucha rabia! Pedrito no debió hacer lo que hizo conmigo. Por eso, le deseo todo el mal del mundo, ¡Tengo ganas de matarlo!

Su padre, un hombre simple, pero lleno de sabiduría, escuchaba con calma al hijo quien continuaba diciendo:

– Imagínate que el estúpido de Pedrito me humilló frente a mis amigos. ¡No acepto eso! Me gustaría que él se enfermara para que no pudiera ir más a la escuela..

El padre siguió escuchando y se dirigió hacia una esquina del garaje de la casa, de donde tomó un saco lleno de carbón el cual llevó hasta el final del jardín y le propuso:

– ¿Ves aquella camisa blanca que está en el tendedero? Hazte la idea de que es Pedrito y cada pedazo de carbón que hay en esta bolsa es un mal pensamiento que va dirigido a él. Tírale todo el carbón que hay en el saco, hasta el último pedazo. Después yo regreso para ver como quedó.

El niño lo tomó como un juego y comenzó a lanzar los carbones pero como la tendedera estaba lejos, pocos de ellos acertaron la camisa.

Cuando el padre regresó, le preguntó:

– Hijo, ¿qué tal te sientes?

– Cansado, pero alegre. Acerté algunos pedazos de carbón a la camisa.

El padre tomó al niño de la mano y le dijo:

– Ven conmigo quiero mostrarte algo.

Lo colocó frente a un espejo que le permitió ver todo su cuerpo… ¡Qué susto! Estaba todo negro y sólo se le veían los dientes y los ojos. En ese momento el padre dijo:

– Hijo, como pudiste observar la camisa quedó un poco sucia pero no es comparable a lo sucio que quedaste tú. El mal que deseamos a otros se nos devuelve y multiplica en nosotros. Por más que queremos o podamos perturbar la vida de alguien con nuestros pensamientos, los residuos y la suciedad siempre quedan en nosotros mismos.

Ten mucho cuidado con tus pensamientos porque ellos se transforman en palabras.Ten mucho cuidado con tus palabras porque ellas se transforman en acciones.Ten mucho cuidado con tus acciones porque ellas se transforman en hábitos.Ten mucho cuidado con tus hábitos porque ellos moldean tu carácter.Y ten mucho cuidado con tu carácter porque de él dependerá tu destino.”

Una sonrisa para animar la mañana..Chiste de vascos

El judío vasco

Un judío vasco está bebiendo en un bar de Bilbao
Recibe una llamada en su móvil…

Atiende y al minuto, una sonrisa de oreja a oreja se dibuja en su cara…
Ordena una ronda de Txikitos para todo el mundo en el bar y anuncia lleno
de orgullo:
-¡Mi mujer ha parido un bebé de 11 kilos!

Nadie puede creer que un recién nacido pueda pesar 11 kilos … pero bueno
… se lo preguntan, y el tipo responde:
-Es la media en vasconia mejorada con el RH judio “ostia tu oyee”. Como he dicho, mi niño es un típico bebé
euskaldún de la colectividá euskalduna.

Las felicitaciones le llueven de todos los que están cerca y se oyeron
muchas exclamaciones de ¡¡ENEEEH!!
Una mujer incluso se desmaya debido a dolores empáticos.
Dos semanas más tarde el tipo vuelve al bar.
El camarero dice:
-Usted es el padre del niño que pesó 11 kilos al nacer, ¿no? … Todo el
mundo ha estado haciendo apuestas sobre cuán grande sería
en dos semanas.
Le íbamos a llamar por teléfono … así que, ya que está aquí, díganos,
¿cuánto pesa ahora?.
El orgulloso padre responde “ocho kilos”.
-Pero ¿qué ha sucedido? El bebé ya pesaba 11 kilos el día que nació.. ¿cómo
es que ha perdido tanto peso?.
El padre se toma pausadamente un sorbo, se seca los labios en la manga, se
inclina hacia el camarero y orgullosamente le dice:

-Lo hemos circuncidado.

 

Cortometraje, de animación “La luna” en 2011– es muy bueno

[videolog 858485]

A %d blogueros les gusta esto: