Perro Bautizado (CHISTE)

Un hombre acude a su parroquia y le dice al párroco:

-Buenas, venía a ver si me bautizaba usted al perro.

-¿Pero qué dice? Los perros no se bautizan, se pueden bendecir el día San Antón, si usted quiere, pero nada más.
-No, no. Yo quiero que lo bautice.

-Que le digo a usted que no.
-Padre, es que el perro es como de la familia… además si lo bautiza le dejaré a la parroquia un donativo de 10.000 €.
-Bueno, la verdad es que… si me lo trae ahora…, pero rápido.
Total que lo bautiza.
A los dos meses viene el obispo de visita y se fija en el nuevo órgano, en el nuevo retablo, en los nuevos bancos y le dice al párroco:
-Pero no me habías dicho que la parroquia estaba mal de economía.
-Si… pero… (llorando) Señor obispo, no se lo puedo ocultar, un hombre me pago si le bautizaba a su perro y acepté. ¡Buuuuaaaaaa!
-Pero… ¿Tú que has hecho insensato?, Un sacramento a un animal. Eso va contra los preceptos de la Iglesia, mal cura, desgraciado, ignorante…. ¿Por cuánto se lo bautizaste? dice el obispo.
-Por 10.000 € Señor obispo.
-¿Por 10.000 €? Y… no te dijo nada de la primera comunión.

La pecadora (chiste en powerpoint)

Un cura Español en Cataluña España.,

Un cura castellano va destinado a una parroquia de Cataluña. En el sermón del domingo se expresa así:

– Amados feligreses; hoy vamos hablar de Adán y Eva y lo que les ocurrió en el Paraíso.

Tenemos en primer lugar a Adán, hombre honrado, noble, sincero y bueno como no podía ser de otra forma dado que era “Español”….

A su lado tenemos a Eva, mujer pérfida, envidiosa, avara y traidora…claro, normal, puesto que era “Catalaña”.

Los feligreses, cabreados, se largan de la iglesia y al día siguiente van a presentar sus quejas al Obispo, el cual manda llamar al cura y le amonesta severamente, prohibiéndole que en futuros discursos no haga más menciones de Catalanes y Españoles, que por supuesto es lo mismo.

Llega el siguiente domingo y el cura empieza un nuevo sermón:

– Amados feligreses hoy vamos hablar de Caín y Abel.

Tenemos en primer lugar Abel, un ser sano, inocente y puro, un buenazo lleno de virtudes…que por cierto era de Segovia…

Por el contrario, su hermano Caín era malvado, traidor, rencoroso y mezquino… dicho sea de paso, había nacido en Sabadell…

Se repite el cabreo entre los feligreses y una nueva queja al Obispo. Este manda llamar otra vez al cura y le da un ultimátum, asegurándole que la próxima vez que se repita la historia, hablará con el Papa para que le echen de la Iglesia.

Llega el tercer domingo, y el cura empieza su sermón: – Amados feligreses; hoy vamos a hablar de “la última cena”.

Estaba Jesucristo con sus discípulos y dice: “Hijos míos esta noche uno de vosotros me va a traicionar”….

Se levanta San Pedro y pregunta:
-“¿Seré yo acaso maestro”?.

A continuación es San Juan quien pregunta:
-“Maestro, ¿acaso soy yo quien te va a traicionar?.

Y así hasta que se levanta Judas y pregunta?:
– “Mestre, ¿em deixeu sucar una mica de pà en el vi, siusplau?”

A %d blogueros les gusta esto: