Marisco para la cena de Navidad de los Funcionarios Españoles.

Deben leerlo todos los funcionarios y los NO funcionarios

Léelo, es muy interesante, en respuesta a la campaña de acoso que traen contra los funcionarios, los periodistas. OLE, OLE POR LA COMPAÑERA ANDALUZA
RESPUESTA AL ARTICULO DE OPINION ” LA DICTADURA DEL FUNCIONARIADO”
DE M. MARTIN FERRAND.

Sr. Martín Ferrand son muchos ya los comentarios despectivos y miserables que se están lanzando contra los funcionarios, esa casta, como usted los llama de la que yo formo parte.
Pero es precisamente su artículo de opinión, por venir de quien viene, todo un profesional del periodismo, al que yo, sinceramente creía, objetivo y sensato, el que me ha encendido sobremanera y no quiero pasar por alto mi oportunidad de respuesta porque no ha podido ser más subjetivo, más insensato y sobre todo, más erróneo en sus planteamientos contra nuestra “casta”.
En primer lugar, ni yo ni ninguno de los muchos compañeros a los que trato nos sentimos ni tenemos porqué sentirnos servidores de nadie, y mucho menos queremos ser servidos.
Le acla ro que en mi declaración a Hacienda no consta que sea servidora de nadie, sino una empleada por cuenta ajena; en este caso, mi empresa es la Junta de Andalucía, a la que accedí por cierto tras unas duras oposiciones y que tras, 25 años de servicio como Administrativa (es decir 8 trienios), teniendo un complemento de exclusividad que me obliga a trabajar, como mínimo, 110 horas más al año que al personal que no lo tiene y gestionando un Negociado, cobro 1.500 EUR, de los cuales usted se cree muy dueño de rebajar un 20%.
Comenta que por la crisis es el funcionariado el que tiene que ver disminuidos sus ingresos, ¿por qué?, ¿es que en épocas de “vacas gordas” el Gobierno hace conmigo reparto de beneficios?
¿Está usted quizás dispuesto a darme algo de sus ingresos cuando éstos sobrepasen lo que habitualmente cobra?


Lee el resto de esta entrada »

La importancia del café y los funcionarios

Dos leones huyeron del jardín zoológico. En la huída cada uno partió con rumbo diferente.
Uno fue para la selva y el otro para el centro de la ciudad.

Los buscaron por todos lados, y nadie los encontró.

Después de un mes y para sorpresa de todos, volvió el león que había huido para la selva. Regresó flaco, famélico y con fiebre. Fue reconducido a la jaula.

Pasaron ocho meses y nadie se acordó del león que había ido para el centro de la ciudad hasta que un día el león fue recapturado y llevado al zoo. Estaba gordo, sano, y desbordante de salud.

Al ponerlos juntos , el león que huyó para la selva le pregunta a su colega:
-¿cómo estuviste en la ciudad tanto tiempo, y regresas tan bien de salud? Yo que fui a la selva, y tuve que regresar porque casi no
encontraba que comer.

El otro león le explicó:

-Me armé de coraje y fui a esconderme a un Organismo Público.  Cada día me comía a un funcionario y nadie advertía su ausencia.

-¿Y por qué regresaste?…. ¿se acabaron los funcionarios?

-Nada de eso. Los funcionarios públicos nunca se acaban.

Sucede que cometí un error gravísimo. Ya había comido a un gerente, a un director de recursos humanos, dos jefes de sección, cinco adjuntos, tres coordinadores, diez asesores, doce jefes de sección, quince jefes de división, cincuenta secretarias, docenas de funcionarios, y nadie los dio por desaparecidos.

Pero el día que me comí al que servía el café……..se jodió todo.!!!!!!

A %d blogueros les gusta esto: