Hospital Cabrón

Os quiero mucho a tod@zzzzzzzzzz

Un doctor comentó esta mañana en la televisión que el único modo de conseguir la verdadera paz interior es finalizar todos los asuntos que tengas pendientes. Así que eché un vistazo por mi casa y encontré varias cosas que había comenzado pero que no había finalizado. Terminé por completo una botella de Merlot, una botella de Chardonnay, una bodella de Baileys, una bodeya de grron, un baquettte de batatas britas, una gajjja de vallllliiiiiuuum, el resdo de unas yyogoladinas. Do dienes di idea de lo godidamende ffffabulodo me diendo agora midmo. Fod favod evía ezdo a dodoz loh gue ziendaz gue nededidan bazz inderiozz.

Coño oz guiero bussshho a dodoz. Zzzaluudd.!

CUENTO DE LA BURRA

El doctor recién graduado es asignado a una zona rural y al cabo de unos meses se da cuenta que no había ninguna mujer en el pueblo y que eran todos hombres. Después de tomar un poco de confianza le preguntó a uno de sus pacientes que hacían ellos cuando tenían necesidad de sexo y el paciente le respondió que iban al río.  Llegó el fin de semana y el doctor se fue al río, en donde se encontró una enorme fila de hombres parados a la orilla.  Al ser tan conocido en el pueblo, los lugareños le ceden el puesto al doctor, hasta que llega a ocupar el primer lugar.  Al mirar adelante el doctor se da cuenta que hay una burra, y piensa : ‘..¡ Caramba ! … ¿tener sexo con un animal? Pobre gente ! Y yo no puedo negarme ahora que tan gentilmente me han cedido sus puestos…’  A los quince minutos del doctor estar desnudo y pegado por detrás de la burra, mientras todos los hombres de la fila miraban con respeto como  besaba a la  burra, le mordía las orejas y sudando le agarraba sus tetillas.. uno de los hombres se le acercó sigilosamente y le preguntó : ‘..Doctor ¿le falta mucho?, porque necesitamos la burra para cruzar el río… del otro lado están las mujeres….!!’

LA FRASE DEL AÑO DEL NÓBEL DE MEDICINA

Esta frase la ha dicho el ganador del Nobel de medicina (el oncólogo brasileño Drauzio Varella).

“En el mundo actual, se está invirtiendo cinco veces más en medicamentos para la virilidad masculina y silicona
para mujeres, que en la cura del Alzheimer. De aquí a algunos años, tendremos viejas de tetas grandes y viejos con
pene duro, pero ninguno de ellos se acordará para qué sirven”.

A %d blogueros les gusta esto: