ANCIANO HONRADO A SU MANERA

Un anciano italiano, que vivía en las afueras de Nápoles, fue a la iglesia a confesarse.

Padre… durante la Segunda Guerra Mundial, una mujer bonita golpeó a mi puerta y me pidió que la escondiera del enemigo. Así que yo la escondí.

¡Esa fue una cosa maravillosa, hijo -contestó el sacerdote- no tienes la necesidad de confesar eso.

No Padre, es que ella empezó a agradecérmelo con ‘favores sexuales’.

Estando en gran peligro y bajo esas circunstancias, dos personas pueden ser tentadas a actuar así. Pero si lo sientes verdaderamente, estás perdonado de hecho.

Gracias, Padre. Ésa es una gran descarga para mi alma. Pero tengo una duda más.

¿Y cuál es, hijo?

¿Cree Ud. que debería decirle ya que la guerra ha terminado?

El espermograma del abuelo.

El doctor le pide una muestra de esperma a un hombre de 85 años como parte de su chequeo anual, le da un frasco y le dice: ‘Lleve este frasco a casa y tráigalo mañana con la muestra de esperma’
Al día siguiente el hombre de 85 años vuelve al consultorio del doctor y le entrega el frasco que se encontraba tan vacío y limpio como el día anterior. El doctor le pregunta que pasó y el hombre le explica:
‘ Primero intenté lograr el cometido con mi mano derecha y nada.
Después traté con mi mano izquierda y aun nada.
Luego le pedí ayuda a mi esposa.
Ella trató con su mano derecha, después con su mano izquierda y aún nada.
Ella dijo, ya sé como. Probó con su boca, primero con los dientes
puestos, después trato sin los dientes y aún nada.
Vino mi suegra
 y dijo, ‘a mí me van a enseñar? Probó un buen rato en posiciones distintas y cada vez más estrafalarias y no hubo caso.
Incluso llamamos a Susi, la vecina de al lado, y ella también trató, primero con las dos manos, luego debajo del brazo y hasta apretando entre sus rodillas pero aún nada’.

El doctor estaba en estado de shock: ‘Usted se lo pidió a su suegra y a su vecina?’.
Y el viejo paciente contestó:


Lee el resto de esta entrada »

A %d blogueros les gusta esto: