EL CURA Y EL SECADOR DE CABELLO (chiste)

Una Señora muy distinguida estaba en un avión viniendo de Suiza. Viendo que estaba sentada al
lado de un simpático cura, le preguntó:

– Discúlpeme, Padre, le puedo pedir un favor?

– Claro, hija, qué puedo hacer por ti?

– Es que yo compré un nuevo secador de cabello sofisticado, muy caro. Yo realmente sobrepasé los límites de la declaración y estoy preocupada con la Aduana. Será que Usted podría llevarlo debajo de su sotana?

– Claro que puedo, hija, pero tú debes saber que yo no puedo mentir!

– Ah, Usted tiene un rostro tan honesto, Padre, que estoy segura que ellos no le harán ninguna pregunta.
Y le dio la secadora…

El avión llegó a su destino. Cuando el Padre se presentó en la Aduana, le preguntaron:

– Padre, Usted tiene algo que declarar? El Padre prontamente respondió

– Desde lo alto de mi cabeza hasta mi cintura, no tengo nada que declarar, hijo.

Encontrando la respuesta algo extraña, el Vista de Aduana preguntó:

-Y de la cintura para abajo, qué es lo que Usted tiene?

– Yo tengo un equipo maravilloso, destinado al uso doméstico, en especial para las mujeres, pero que nunca ha sido usado.

Muerto de risa, el Vista de Aduana exclamó:

– Puede pasar, Padre!… El siguiente!…

MORALEJA: La inteligencia hace la diferencia. No es necesario mentir, basta escoger las palabras correctas.

Los curas no mienten

Una distinguida mujer venía en un vuelo de Irlanda y pidio al cura que venia al lado de ella que le hiciera un favo:    -Padre, ¿puedo pedirle un favor?

-Por supuesto, hija. ¿Qué puedo hacer por ti?

-Mire, Padre, compré una finìsima plancha para el cabello para llevarle de regalo a mi mamá por su cumpleaños. Viene en caja cerrada y sé que sobrepasa el valor permitido por la aduana, y tengo miedo de que me la quiten. ¿Serìa posible que usted la pase por la aduana por mi? Se me ocurre que quizás, debajo de su sotana …

-Me encantará servirte, hija mía, pero debo advertirte: No puedo decir una sola cosa que no sea la verdad.
-No se preocupe, Padre, con su investidura nadie se atreverá a revisarlo.

Al llegar a la revisión La señora dejó que el padre pasara antes que ella.
Preguntó el oficial
-Padre, ¿Trae algo que declarar?
Dijo el sacerdote
-De la cintura para arriba, no tengo nada qué declarar …

El oficial de migración pensó que era una respuesta muy extraña, así que le preguntó:
– ¿Y qué tiene que declarar  de la cintura para abajo?


-Llevo un maravilloso Instrumento diseñado para ser usado por las mujeres, pero que hasta este momento permanece sin estrenar …
Soltando una carcajada dijo el oficial:
– ¡Adelante, Padre … El que sigueeee ……….!

A %d blogueros les gusta esto: